La-policia-antidisturbios-impi_54393158471_54028874188_960_639_optFuentes policiales informaron que la noche del sábado se registraron nuevos enfrentamientos entre los antidisturbios y cientos de personas que protestaban para que se reestablezca la señal de la televisión pública griega ERT y los 2.600 trabajadores despedidos regresen a sus puestos de trabajo.

Los policías repelieron a los manifestantes, que querían entrar en el edificio de la ERT, situado en un barrio del norte de Atenas.

La antigua sede del canal permanece cerrada al público y es custodiada por las fuerzas policiales luego que se registraran disturbios el jueves pasado, cuando desalojaron a los trabajadores despedidos del organismo que las ocupaban desde el 11 de junio cuando el gobierno decidió cerrarla bajo medidas económicas.

La decisión, que causó gran impacto en Grecia y el extranjero, estuvo a punto de hacer caer al gobierno de coalición de Antonis Samaras, con la partida de uno de sus dos socios, el partido DIMAR.

Los trabajadores despedidos de ERT convocaron a acudir a la sede del canal, invitación que fue respondida por varios diputados del partido comunista (KKE) y de izquierda radical Syriza, aunque la policía les impidió el acceso a los locales.

Pese al cierre de la cadena televisiva, los periodistas siguieron emitiendo gracias a la colaboración de sitios web, ya que la señal había sido cortada por el gobierno.

El gobierno del primer ministro conservador Antonis Samaras justificó la decisión de cerrar la radiotelevisión pública afirmando que era “muy costosa”.

Lo cierto es que el cierre respondió a un acuerdo con la Troika, conformada por el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea (CE), en el que el Gobierno heleno se comprometía a despedir a 4.000 empleados públicos antes de finales de año a cambio de recibir un préstamo y seguir endeudándose con los acreedores internacionales.

LibreRed

loading...