2013_11_2_5U9K4rh8aOS7y0gdFSDKf3_optMiles de personas marcharon este sábado por las calles de la comuna de Quimper, en la región francesa de Bretaña, para exigir la defensa del empleo en esa zona afectada por el cierre de numerosas empresas agropecuarias.

La manifestación convocada por la agrupación Fuerza Obrera, con el apoyo de autoridades locales, reunió a unos 30.000 pobladores.

Durante la jornada hubo aislados enfrentamientos cuando algunos grupos intentaron penetrar en la sede de la prefectura local y fueron dispersados por la policía con bombas de gas lacrimógeno y chorros de agua a presión.

También resultó destruida una de las instalaciones edificadas para cobrar el impuesto al transporte pesado por carretera, la llamada “ecotasa”, cuya vigencia estaba prevista a partir de enero de 2014.

Luego de una marcha y numerosos disturbios ocurridos la semana pasada, el gobierno decidió retrasar la aplicación de ese tributo hasta una fecha aún sin precisar.

Tres contenedores llenos de crisantemos, rosas y violetas fueron colocados en una de las calles de Quimper en representación de “la muerte del empleo en Bretaña”, señaló Olivier Billon, presidente del sindicato de jóvenes agricultores de Finisterre.

Organizaciones agropecuarias y gremiales denunciaron la grave situación de ese sector de la economía local, afectado por el envejecimiento de la tecnología, la falta de inversiones y las duras normas impuestas por la Unión Europea a los productores.

Varias firmas, entre ellas la procesadora de carne de cerdo Gad, las avícolas Doux y Tilly-Sabco y la pesquera Marine-Harvest, cerraron parte de sus plantas y despidieron miles de asalariados debido a la caída de las ventas y los elevados precios de los insumos.

Otra protesta contra el desempleo se realizó en la cercana ciudad de Carhaix, donde unas 3.000 personas marcharon convocadas por la Confederación General del Trabajo, el Frente Sindical Unitario y la organización Solidarios.

Bretaña es una región del occidente de Francia que agrupa a los departamentos de Finisterre, Côtes-Armor, Ille-et-Vilaine, Loire-Atlantique y Morbihan y donde, excepto algunas industrias, la mayor parte de la economía depende del sector agropecuario y la pesca.

www.librered.net

loading...