Ahora es el banco HSBC el siguiente en sumarse a la medida impuesta por JP Morgan Chase  y adelantándose al cumplimiento de una futura norma de “protección del consumidor” y “lucha contra el fraude fiscal” que está preparando la administración Obama a través del Consumer Financial Protection Bureau (CFPB). A partir de esta misma noche, los clientes de HSBC que dispongan de cuentas Premier (los clientes mas valiosos de negocio) en Estados Unidos, tendrán que esperar un mínimo de cinco días hábiles para rescatar dinero hacia su cuenta corriente en el extranjero.

Tal como hemos publicado en exclusiva en OroyFinanzas.com estos últimos días, la ola represora de la libertad de movimiento de capitales se ha cebado con los grandes bancos americanos. En primer lugar conocimos el envío de una misiva a los clientes por parte del banco JP Morgan Chase, en la cual advertían de la eliminación de la capacidad de hacer transferencias internacionales de cualquier cuantía a partir del 17 de noviembre.

DORALESDías después fue el banco United Heritage Credit Union el que también prohibió las transferencias internacionalesde sus clientes, aunque lo hizo de diferente forma que Chase. En este caso, la prohibición entró en vigor la misma noche del anuncio.

Los retrasos en las transferencias internacionales –el cual es el paso intermedio a su prohibición directa– es una vieja medida de control de capitales destinada a encarecer las operaciones y mantener bajo control los flujos de entrada y salida de capital. Estas barreras artificiales al comercio equivalen a la imposición de un arancel, pero sin la seguridad jurídica que dan los aranceles. Esta circunstancia que puede resumirse bajo el concepto de “riesgo regulatorio” provoca fugas de capitales a través del mercado negro y unas pérdidas de bienestar superiores a los “beneficios” que quisieran conseguir.

En los próximos días veremos cuál es el comportamiento de los clientes de HSBC ante estas medidas. Los clientes de más alto poder adquisitivo son más capaces que otros de defraudar y deslocalizar sus negocios.

Fuente: Simon Black y EconomicPolicyJournal

www.oroyfinanzas.com

loading...