En el día de ayer publicamos la Carta que el banco de inversión JP Morgan ha enviado a sus clientes  informándoles de las restricciones que se impondrán sobre las disposiciones en efectivo y las transferencias internacionales. En este caso,  es el proveedor de servicios financieros United Heritage Credit Union (UHCU) el que anuncia en su página web el fin de su servicio de transferencias internacionales desde Estados Unidos.

A partir del día de mañana, 19 de octubre, la entidad UHCU prohíbe a sus clientes realizar transferencias internacionales de cualquier cuantía. Por tanto, hoy es el último día en el que los clientes podrán realizar las operaciones que desee antes del “cerrojazo” del sistema de transferencias.

bandera-de-usa-estados-unidos-flag

En la Carta publicada para conocimiento general, UHCU pide a sus clientes que investiguen otras formas de sacar dinero de los Estados Unidos: “United Heritage Credit Union podrá prestar sus servicios de transferencias internacionales hasta el 19 de octubre de 2013 y recomienda que use su tiempo para investigar alternativas para enviar fondos a lugares en el extranjero”.

Esta actitud de la UHCU está justificada, según la nota publicada, por la próxima entrada en vigor de una Ley de protección del consumidor. Bajo este epígrafe, varios agentes del mercado advierten de que será una ley represora de la libertad en el comercio financiero, incluso puede convertirse en formas ocultas de “corralito bancario”.

La puesta en marcha de restricciones y racionamientos en el mercado de créditos suele esconderse bajo pretensiones que, a simple vista, podrían ser loables: protección del consumidor, detección de abusos en las prácticas bancarias o persecución del fraude y el blanqueo de dinero. Sin embargo, no son más que medidas de control de los movimientos de la riqueza de las personas.

El primer movimiento de JP Morgan y ahora el de UHCU abre la puerta a que otros bancos importantes de Estados Unidos hagan lo mismo y prohíban las transferencias internacionales. En este sentido, un inversor que quiera sacar su dinero de Estados Unidos tendrá que hacerlo por tres vías: primera, acogerse a los bancos o plataformas financieras que seguirán operando en transferencias internacionales; segunda, retroceder décadas en innovación financiera y apostar por los servicios de Correos y Telégrafos para enviar dinero (por ejemplo la plataforma Western Union o el servicio de Deutsche Bank para la compañía de Correos de España); tercera y última, acudir al fraude mediante maletines y transferencias fuera de la legalidad.

Notificación de UHCU

loading...