Nueva evidencia del daño causado por la fluoración

Justo cuando se pensaba que la evidencia sobre los daños causados por la fluoración no podía ser aún peor, se han publicado estudios y revisiones nuevas en los últimos cinco meses y con estas pruebas en su contra la fluoración debe quedar en el pasado de una vez por todas.

La Fluoración de Agua Relacionada con una Mayor Prevalencia del TDAH

Un estudio nuevo estudio relaciona la fluoración del agua con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en los Estados Unidos.

El estudio,1 titulado: “Exposición al agua fluorada y la prevalencia del trastorno por déficit de atención e hiperactividad entre niños y adolescentes de los Estados Unidos: una relación ecológica”, se publicó en febrero en la revista Environmental Health.

De acuerdo con los autores:

La prevalencia estatal de la fluoración artificial del agua en 1992 predijo significativa y positivamente la prevalencia estatal del TDAH en el 2003, 2007 y 2011, incluso después de controlar la situación socioeconómica.

Un análisis de regresión multivariable demostró que después que se controló la situación socioeconómica, cada aumento de 1 % en la prevalencia de la fluoración artificial estuvo relacionado con aproximadamente 67 000 a 131 000 diagnósticos adicionales de TDAH entre 2003 al 2011.

La prevalencia de la fluoración del agua estatal en general (no se distinguió entre los tipos de fluoración) también estuvo significativa y positivamente correlacionada con la prevalencia estatal de TDAH para todos menos uno de los años examinados.

Conclusiones: Los parámetros reportaron mayores tasas de TDAH diagnosticado medicamente en los niños de los estados en los que una mayor proporción de personas recibieron agua fluorada de los suministros públicos de agua”.

Elevadas Tasas de Hipertiroidismo Relacionadas con el Consumo de Fluoruro en el Reino Unido

También en febrero, se publicó un estudio de gran alcance sobre la fluoración en Journal of Epidemiology and Community Health – una publicación del British Medical Journal (BMJ) – y está llamando la atención de los medios de comunicación.2

El estudio3,4,5 es una gran evaluación observacional de los datos de práctica GP y los niveles de fluoruro en el agua potable. Es el primer estudio jamás realizado en investigar la relación entre la fluoración y el hipotiroidismo en una larga población, en este caso, Inglaterra.

Se encontró un efecto relativamente fuerte y estadísticamente significativo, con áreas de la Práctica General (GO) con una probabilidad 62% mayor de tener altas tasas de hipotiroidismo diagnosticado, si los niveles de fluoruro en el agua potable estaban por encima de los 0.7 ppm en comparación con las áreas con niveles de fluoruro por debajo de 0.3 ppm.

Esto fue después de que los investigadores habían tomado en cuenta los factores de confusión clave, que son otros factores que influyen en las tasas de hipotiroidismo.

Se realizó una comparación adicional de dos grandes regiones metropolitanas, una en la que su agua estaba artificialmente fluorada en un nivel de aproximadamente 1.0 ppm (un nivel mayor al del área de Birmingham) y otra región cercana, con una demografía similar pero que no había sido fluorada artificialmente (más grande que Manchester).

El estudio encontró una probabilidad 94 % mayor de que las GPs en Birmingham tuvieran mayores tasas de hipotiroidismo en comparación con Manchester.

Para toda Inglaterra, la tasa de prevalencia de hipotiroidismo fue casi 10 % mayor en las GPs con mayores niveles de fluoruro en comparación con las de los menores niveles.

Los resultados llevaron a los investigadores a solicitar un “replanteamiento de las políticas de salud pública sobre el suministro de agua fluorada” y añadieron que “es necesario considerar la posibilidad de reducir la exposición al fluoruro y que en las intervenciones dentales se debería dejar de utilizar productos fluorados”.

El Fluoruro Es un Disruptor Endocrino

De acuerdo con el director de ciencias de FAN, Chris Neurath:

“La investigación científica y médica que se remonta a la década de 1920 ha demostrado que el fluoruro puede afectar la tiroides. Los niveles de exposición al fluoruro conocidos por reducir la función tiroidea en comparación con los niveles de exposición por el agua potable fluorada artificialmente.

El hipotiroidismo es un trastorno muy común en los Estados Unidos. Puede tener efectos adversos graves. La reducción de la función tiroidea en mujeres embarazadas está relacionada con un IQ menor en sus hijos.

Existe mucha evidencia de que el fluoruro, a niveles dentro del rango de poblaciones fluoradas está relacionado con un menor IQ. El efecto del fluoruro en la función tiroidea podría ser el mecanismo que reduce el IQ”.

El artículo señala que “la disfunción tiroidea es un trastorno endocrino común…” La primera vez que el fluoruro se etiquetó como un disruptor endocrino fue en un reporte6 realizado en el 2016 por el Consejo Nacional de Recursos de la Academia Nacional.

De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud,7 “la investigación demuestra que los disruptores endocrinos podrían representar un gran riesgo durante el desarrollo prenatal y postnatal temprano cuando se están formando los órganos y los sistemas neuronales”.

Hasta donde sabemos, las personas que promueven la fluoración jamás han hecho referencia a esta siniestra etiqueta. El estudio8 de FAN también contiene una serie de estudios previos que demuestran que el fluoruro tiene un efecto perjudicial en la salud tiroidea.

Nuevo Estudio Sobre IQ Relaciona la Fluorosis con la Neurotoxicidad

Hay más de 100 experimentos en animales que relacionan el consumo de fluoruro con una reducción en el IQ.

Treinta y un de los 33 experimentos con animales que investigaron el comportamiento animal también mostraron problemas de aprendizaje y memoria relacionados con el consumo de fluoruro y 43 de 50 estudios con humanos han demostrado que los niveles modestos de fluoruro afectan negativamente el IQ.

El de abajo presenta a Michael Connett de Red de Acción de Fluoruro dando una presentación sobre la evidencia de que el fluoruro reduce el IQ.

Veintisiete de estos estudios fueron revisados recientemente por un equipo de la Facultad de Salud Pública de Harvard.

Veintiséis de estos estudios mostraron un IQ menor (una reducción promedio de 7 puntos) y en 20 de estos estudios hubo un nivel promedio de fluoruro en el agua de tan sólo 3.52 ppm, que es una cantidad menor a la norma actual de agua potable segura para el fluoruro en los Estados Unidos, que es de 4.0 ppm.

Con esto en mente, no debería sorprendernos que un estudio nuevo sobre el impacto de fluoruro en el IQ pruebe la neurotoxicidad del aditivo en el agua potable. Este estudio piloto nuevo realizado9 en China investigó la exposición de por vida al fluoruro y las funciones cognitivas en niños chinos.

Se realizó con niveles de fluoruro que eran comparables con los niveles utilizados en los programas de fluoración estadounidenses. En este estudio no midieron específicamente el IQ, pero reportaron los resultados de una prueba muy simple: la capacidad de los niños para repetir una secuencia de números de adelante hacia atrás y de atrás hacia adelante.

Incluso los niños con una fluorosis dental muy leve tuvieron peores resultados en las pruebas de desarrollo mental en comparación con los niños sin fluorosis. Uno de los expertos involucrados en este estudio fue el Dr. David Bellenger que es famoso a nivel mundial por sus estudios en neurotoxicidad.

Otro co-autor fue el Dr. Philippe Grandjean y en una editorial de su página web llamada Chemical Brain Drain,10 utilizó este estudio para contrarrestar la afirmación de que los resultados sobre el IQ no estaban relacionados con los niveles de fluoruro utilizados en la fluoración del agua. Grandjean escribe:

“Su exposición de por vida al fluoruro en el agua potable cubrió todo el rango permitido en los Estados Unidos.

Entre los resultados, los niños con manchas en sus dientes causadas por el fluoruro – incluso en las formas más leves que parecen manchas blanquecinas en el esmalte – tuvieron un menor desempeño en algunas de las pruebas neuropsicológicas.

Esta observación es contraria a la creencia popular de que los efectos del esmalte sólo representan un problema cosmético y no es un signo de toxicidad. Al menos uno de cada cinco niños que viven en los Estados Unidos tienen cierto grado de manchas en sus dientes…

La prevención del deterioro cerebral debido a las sustancias químicas debería considerarse al menos tan importante como la protección contra la caries”.

HHS Admite que las Personas que Viven en los Estados Unidos Están Expuestas a Niveles muy Elevados de Fluoruro

En abril, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos admitió que los niveles de fluoruro, que solían promover como seguros, han dañado los dientes de los niños.11,12,13

loading...

Debido a un gran aumento en los casos de fluorosis dental (manchas blancas, amarillas o marrón) en los dientes del 41 % de los adolescentes,14el HHS dice que los niveles de agua fluorada deberían reducirse a 0.7 mg/L (anteriormente la mayoría de la comunidades utilizaban 1 mg/L aunque las directrices eran de 0.7 a 1.2 mg/L) y en 10 años checaran los dientes de los niños para ver si estaban en lo correcto con este nuevo nivel.

En enero del 2011, cuando HSS anunció por primera vez esta recomendación, la Oficina del Agua de la Agencia de Protección Ambiental publicó documentos para corroborar la seguridad de la fluoración del agua.

Sin embargo, la EPA aún no ha respondido a los muchos comentarios que recibieron (como el análisis presentado por la FAN: El análisis de dosis-respuesta para los efectos y exposición sin cáncer, así como el análisis de la contribución de la fuente relativa).

Así que aunque HHS ha finalizado las directrices para el nivel de fluoruro en los programas de fluoración, aún no se ha tratado la seguridad.

La respuesta del HSS a estas preocupaciones fue lavarse las manos. El HSS ignoró cientos de estudios en animales que reportaron efectos adversos para la salud a causa del fluoruro, así como los 43 estudios que relacionaron al fluoruro con un IQ menor en niños.

Cuando comenzó la fluoración, las autoridades no tenían idea de que el fluoruro podría afectar las funciones cognitivas.

El HHS tampoco comentó sobre los dos estudios publicados este año que relacionaban a la fluoración con el TDAH15 (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) y el hipotiroidismo. El HHS no habló sobre el hecho de que los bebés que reciben fórmulas hechas con agua fluorada, gracias a las nuevas directrices recibirán 175 veces más fluoruro que los bebés alimentados con leche materna.

David Kennedy, miembro de la Junta Directiva de FAN señaló: “El HHS continua apoyando una política que provoca que los bebés y otros miembros en nuestras comunidades consuman cantidades excesivas de fluoruro”.

El HHS también afirmó en un comunicado de prensa que el reporte16 de toxicología del fluoruro realizado por el Consejo Nacional de Investigación de la Academia Nacional “no encontró evidencia lo suficientemente sustancial sobre otros efectos además de la fluorosis dental en estos niveles”.

Lo que el HHS no dijo es que el reporte de NRC del 2006 mostró por primera vez que el fluoruro es un “disruptor endrocrino”,17 lo que significa que tiene el potencial de provocar daños en la biología y el destino de los seres humanos.

Esto es mucho más importante que la fluorosis dental severa. Sin embargo, la fluorosis dental severa es la única preocupación considerada por el HSS como un efecto adverso de la exposición al fluoruro.

De acuerdo con el HSS, la buena noticia es que “la nueva recomendación provocará una reducción de aproximadamente un 25 % (rango de 12 a 42 %) en el consumo de fluoruro proveniente sólo del agua potable y una reducción de aproximadamente 14 % (rango de 5-29 % en el consumo total de fluoruro”. El HSS dice que al menos el 96 % de los 19 300 comentarios que recibieron era en contra de la adición de fluoruro en el agua potable.

Indirectamente mencionaron a la Red de Acción de Fluoruro,18 cuando dijeron que 18 500 comentarios provenían de “una organización que se oponía a la fluoración del agua en las comunidades”. Ninguna de las preocupaciones que presentó la Red de Acción de Fluoruro ante el HSS en el 2011 se respondió de forma adecuada en los documentos presentados. Estas preocupaciones incluyeron:

  1. Medicar a la población mediante el suministro de agua no es ético
  2. El beneficio y seguridad de ingerir fluoruro nunca han sido demostrado ni aceptado por las normas médicas
  3. Cualquier beneficio del fluoruro es principalmente tópico, no sistémico
  4. Las personas que viven en los Estados Unidos seguirán exponiéndose a grandes cantidades de fluoruro a 0.7 ppm
  5. Los bebés no estarán protegidos. Los bebés que recibieron fórmula hecha con agua fluorada aun recibirán 175 veces más fluoruro que los bebés amamantados
  6. Los niños afro-americanos y niños de bajos recursos no estarán protegidos
  7. El fluoruro es un disruptor endocrino, algo que el HHS todavía no ha tomado en consideración
  8. HHS no ha considerado o investigado las tasas de fluorosis esquelético en los Estados Unidos

Fluoridegate: Nueva Evidencia del Encubrimiento del Gobierno

A través del uso de la Ley de Libertad de Información, Daniel Stockin de Lilie Center en Georgia obtuvo toda la correspondencia19 entre las personas de CDC, ADA y Pew involucradas en el intento de tapar las preocupaciones de los líderes de los derechos civiles en el 2011 en Atlanta (ex embajador de Naciones Unidas Andrew Young, el Rev Durley y la sobrina e hija de Martin Luther King Jr.) sobre el daño desproporcionado que está causando la fluoración en la comunidades afroamericanas e hispanas en los Estados Unidos, así como la ineficacia de los CDC para advertir a estas comunidades de su vulnerabilidades adicionales al fluoruro (“FluorideGate”).20,21, 22,23,24

Estas declaraciones de los líderes de los derechos civiles eran de gran preocupación para los promotores de la fluoración. De acuerdo con el Dr. Leon Stanislav (quien fue enviado por ADA a la reunión de la que hablaré más adelante): “Esto se está convirtiendo en algo cada vez más grande con un movimiento en todos los ministerios y posiblemente llegue hasta la administración”(p.260)

Después de leer las 320 páginas del documento25 proporcionado por la FOIA, está claro que mucha de la información que ha sido redactada – 80 páginas fueron borradas y otras 45 fueron parcialmente borradas. Es desconcertante que gran parte de la discusión sobre las prácticas de salud pública sea considerada como confidencial y se oculte del público.

Por lo general, hay razones serias (es decir, seguridad nacional) por las que se redactan las páginas de FOIA. Sin embargo, en este caso, la seguridad nacional no aplica. Así que cuando se trata de la defensa de una práctica de salud pública, la redacción de ese tipo de material parece ir en contra del espíritu de la Ley de Libertad de Información.

La Reunión de Morehouse College

El evento clave en medio de la respuesta de “respaldo a la fluoración (CDC, ADA, Pew) ante los líderes de los derechos civiles fue la reunión celebrada en Morehouse College en Atlanta el 1 de junio del 2011. La reunión fue organizada a escondidas por PEW Charitable Trusts, pero no tuvieron a ningún representante en la reunión (p.259).

Alguien que estuvo involucrado en las discusiones desde antes de la reunión fue el Dr. William Mass, ex director de Salud Oral de CDC y quien en el 2011 trabaja para Pew como consultor.

En uno de sus correos electrónicos (con fecha del 6 de mayo para el Dr. William Bailey, el actual director de Salud Oral de CDC) se muestra claramente preocupado por las ramificaciones del número de estudios que indican los daños causados por el fluoruro en el cerebro de animales y humanos.

Él escribe:

“Bill, tal vez recuerdes lo que te sugerí hace algunos años, quizá incluso antes de que fueras CDO, de que teníamos que encontrar a alguien que sea el “Gary Whitford del cambio cerebral o los estudios sobre el IQ”.

Si mi memoria no me falla, algunos de los primeros estudios que relacionaban el fluoruro con el IQ fueron refutados por una revisión de David Locker. Por su puesto que su muerte le ha puesto fin a la fuente de constante refutación. Pensé que lo mejor es investigar a qué personas las otras divisiones de los CDC utilizarían para responder las preguntas sobre si las sustancias causan alteraciones cerebrales.

Por supuesto que nuestros sesgos podrían ser completamente diferentes a los de otras divisiones.

Podrían estar buscando la más mínima evidencia de que algo en el medio ambiente es malo para los cerebros, mientras que nosotros solo estamos interesados en la evidencia convincente de que nuestra sustancia favorita provoca cambios cerebrales y queremos minimizar la credibilidad de los estudios mal realizados o los estudios bien realizados que no son relevantes.

Aunque no quiero descartar por completo la posibilidad de que el fluoruro en el agua a los niveles presentados ante el público en los Estados Unidos (que serían de 4 mg/L o menos) provoquen cambios cerebrales, cambios en el IQ, etc.

Sospecho que estos 130 estudios mencionados, tienen defectos en común y que alguien que se dedica a estudiar el IQ y los cambios cerebrales podría identificar y resumirnos (así como hemos utilizado a Gary Whitford para que nos ayude a entender los defectos en los estudios que proponen que hay cambios en la función renal, etc)…”

Con estos comentarios podemos notar una característica en común en las actividades de los CDC, ADA y Pew. El énfasis está en encontrar formas para negar el daño en lugar de hacer un esfuerzo por averiguar si el daño es causado por esta práctica.

Han pasado 20 años desde la realización de los primeros estudios en animales sobre la neurotoxicidad del fluoruro (Mullenix et al, 1995) y desde entonces se han publicado muchos estudios sobre el IQ. ¿Por qué se ha hecho tan poco por estas investigaciones que tratan este problema en los Estados Unidos y los países fluorados?

Como lo concluyó Dan Stockin26 es su comunicado de prensa,

“Fluoridegate es sobre los oficiales que están más preocupados por proteger la fluoración del agua a toda costa que la salud de las personas para las que trabajan”.

Stuart Cooper
Mercola

Relacionados

Deja un comentario