protestasreinounido_opt

En el Reino Unido, se llevó a cabo una protesta y un debate parlamentario en oposición a una de las más polémicas medidas de recorte presupuestario del Gobierno conservador británico; el llamado impuesto de habitación fue criticado por el impacto negativo que ha tenido en las familias más pobres.

Activistas se manifestaron a las afueras del Parlamento británico para presionar a los diputados que debatieron una de las más polémicas medidas de austeridad del Gobierno: el llamado impuesto de habitación, bajo el cual se penaliza a las familias alquilando vivienda pública, si las autoridades consideran que tienen una habitación de sobra.

El llamado impuesto de habitación ha sido uno de los más controvertidos cambios al sistema de bienestar social británico. El Gobierno dice que fue implementado para resolver la crisis de vivienda y hacer el sistema más justo. Pero la realidad es que afecta a las familias más vulnerables del país; la mayoría de las 660.000 personas afectadas viven en pobreza y dos tercios son personas con discapacidad.

Adam Lotum, ha sido uno de los afectados, él vive con su esposa y sus dos hijas pequeñas en una vivienda pública de dos habitaciones, pero las autoridades consideran que le sobra una, y ahora deberá deshacerse de la cama especial en la que duerme y encontrar espacio para ubicar a toda la familia de cuatro dentro de una habitación o quedarse en la calle.

Reino Unido vive una crisis de vivienda, no hay suficientes residencias públicas, y para muchos, encontrar un hogar pequeño o adaptado a las exigencias es casi imposible.

Las personas deberán escoger entre aceptar el impuesto de habitación y tratar de hacer frente con el recorte en sus ingresos, o mudarse de su hogar y quedar en la calle. Activistas dicen que la medida es cruel con las personas en el borde de la miseria, y por eso piden su abolición.

loading...