UK5_optEl número de familias británicas sin hogar ha aumentado en los últimos diez años. Miles están viviendo en alojamientos de emergencia o compartiendo una habitación, bajo terribles condiciones, particularmente inseguras y perjudiciales para los niños.

Es una noticia que uno no espera ver en la Gran Bretaña del siglo 21: La Fundación de Caridad Shelter alerta de que más de 82.000 niños podrían pasar esta navidad sin hogar, viviendo en una habitación de hostal compartiendo la cama con sus padres.

El número de familias en alojamiento de emergencia se ha incrementado en un 8 % con respecto al año pasado. Cada vez hay más familias viviendo en residencias temporales, el número está en un alza de 10 años. Bajo este sistema toda la familia vive en una habitación y el baño y la cocina son compartidos con otros residentes. Las condiciones son bastante precarias sobre todo cuando se trata de niños.

Según la ley, las familias pueden ser ubicadas en este tipo de alojamiento por un máximo de 6 semanas, pero con la crisis de vivienda, ese período rara vez se cumple. Tal es el caso de Cristiana, de 28 años, la madre de dos niños que ya tiene un año en un hostal, sin poder conseguir una vivienda asequible.

El Reino Unido enfrenta una crisis de vivienda; la congelación de salarios, el desempleo y la subida del costo de la vida han dejado a las familias de modestos ingresos sin poder pagar los cada vez más costosos alquileres y se encuentran en la calle.

La mitad de las familias encuestadas por Shelter dijeron haber presenciado incidentes de violencia o abuso de drogas, mientras que dos tercios dijeron no tener mesa y tener que comer en el piso o en la cama.

La recesión significa más personas necesitadas de ayuda, pero con los recortes probablemente menos gente la recibirá.

loading...