1383575264-343-x-230px-90032720131104083548537_optLas continuas victorias del Ejército sirio provocan una estampida general entre los miembros de la oposición y los terroristas que tratan de derrocar a Bashar al-Asad.

El jefe de la Junta Militar del autodenominado Ejército Libre Sirio (ELS) en la provincia noroccidental de Idlib, Abdel Yabbar al-Okaidi, renuncia a su cargo.

Al-Okaidi justica su renuncia por las discrepancias internas entre los opositores y sus fracasos ante el Ejército sirio.

Según el alto comandante del ELS, el orgullo de algunos opositores y su negativa a las invitaciones para la unidad han devenido en un gran fracaso y en la pérdida de zonas estratégicas, como la ciudad de Al-Safire en los suburbios de Alepo.

Tras una amplia operación, el Ejército de Siria liberó la ciudad estratégica de Al-Safire y las zonas colindantes, además de acabar con la vida de decenas de terroristas.

Los constantes fracasos de los grupos armados y los terroristas en su lucha contra el Ejército sirio en los últimos meses han socavado las posturas de la oposición e incrementado tanto las discrepancias como las disidencias.

Siria, un eje crucial en la resistencia antimperialista, se enfrenta a los ardides de algunos países occidentales y regionales que, armando a mercenarios extranjeros, tratan de derrocar a Bashar al-Asad y asegurar los intereses del régimen israelí en el Oriente Medio.

www.diario-octubre.com

loading...