foto0362_optEl Gobierno francés persigue ante los tribunales a los ciudadanos que piden el boicot del régimen sionista y, eso, a pesar de que muchos jueces ya han sentenciado que no es delito apoyar la campaña BDS contra el ocupante israelí.

Se han concentrado frente al Palacio de Justicia en París (capital francesa) para decirle al Gobierno que no tienen miedo, que no van a dejarse intimidar.

El Gobierno francés, de derecha o de izquierda, no tolera que sus ciudadanos puedan pedir el boicot del régimen sionista y prueba de ello es el enseñamiento que muestra hacia estos defensores de la causa palestina.

La ministra de Justicia les acusa de incitación al odio racial y a la violencia por apoyar la campaña de boicot contra el ocupante israelí, una acusación por la que fueron declarados inocentes hace unos meses y que el Gobierno ha recurrido.

La pregunta que todos se hacen es ¿por qué el Estado francés persigue a sus ciudadanos en los tribunales por un llamamiento al boicot que muchos jueces ya han dicho que no es delito?

La persecución injusta de la que son víctimas estos ciudadanos no hace más que alentar su determinación en la defensa de la causa palestina en Francia.

loading...