Los últimos datos ofrecidos por la Agencia de Estadísticas de Alemania son particularmente preocupantes en lo que a deterioro del poder adquisitivo de los ciudadanos se refiere. En el último mes, la tasa de inflación  de los bienes de consumo básicos escaló hasta el 4% interanual.

Otros bienes de gran utilidad como la electricidad se han encarecido un 11,5%, en un entorno de indecisión por parte del gobierno de Angela Merkel de apostar o no por energías más baratas y menos contaminantes como la energía nuclear. En este sentido, otros productos industriales han aumentado todavía más de precio como las grasas y aceites industriales, concretamente un 13,6% interanual.

En términos globales, la tasa de inflación se ha situado en el 1,5% anual según la propia Oficina Estadística alemana. Además, estos datos están acompañados de un estudio en el que supervisa la evolución de los salarios reales, los cuales se sitúan respecto a 2012 prácticamente planos. En el segundo trimestre de 2013, un trabajador promedio ha ganado 3.447 euros mensuales (excluyendo bonus y gratificaciones). En términos de índices, el salario nominal se ha incrementado un 1,5% respecto a 2012, mientras que los precios lo han hecho en la misma cuantía, luego el crecimiento del salario real es nulo.

Gráfico: Cambios en la tasa de inflación por componentes en septiembre 2013

t2

Fuente: DWN

Dentro de los bienes de consumo, la mantequilla se destaca como el bien que más se ha encarecido, casi un 30% (29,2%). Detrás se encuentran otros como las frutas (+6,8%), las verduras (+6,6%) o la carne (+4,2%). El caso de la mantequilla es particularmente ilustrativo, puesto que en agosto su encarecimiento fue del 32,8% con respecto a agosto de 2012 y tras conocer que la demanda había disminuido un 14% respecto al año anterior según un estudio del Instituto GfK.

Estos aumentos en los bienes de consumo primario socavan el poder adquisitivo de los individuos, sometidos desde hace varios años a subidas poco apreciables en los salarios (entorno de moderación salarial) y a continuas bajadas de los tipos de interés y programas de expansión monetaria llevados a cabo por el BCE. Si a ello añadimos una presión fiscal nada desdeñable, encontraremos cómo la inflación y los impuestos están minando la renta disponible de las familias y reducen su ahorro.

Fuente: DWN y Oficina de Estadística de Alemania

OroyFinanzas.com

loading...