El individuo ha sido identificado como Enrique Olivares García
Iba vestido como un cura, de oscuro y con alzacuellos
Tiene antecedentes por robo con fuerza y tenencia de drogas
Le dejaron pasar cuando dijo que era funcionario de Prisiones
En el salón, ató a la mujer del ex tesorero, al hijo y a la asistenta
Una vecina oyó los gritos procedentes del piso y llamó al 112

Un hombre vestido como un sacerdote, de oscuro y con alzacuellos, y armado con una pistola, ha entrado esta tarde en la vivienda familiar de Luis Bárcenas y ha maniatado a la esposa de éste, Rosalía Iglesias, a su hijo Guillermo y a la asistenta. Tras atarlos, les ha exigido los pen drive donde el ex tesorero del PP-en prisión incondicional desde el pasado mes de junio- recopilaba toda la contabilidad B del partido desde 1990 hasta 2008.

El asaltante ha sido identificado como Enrique Olivares García, nacido en 1948. Tiene antecedentes por robo con fuerza y tenencia de drogas. Ha sido reducido por el hijo de Bárcenas y un vigilante de seguridad que acudió posteriormente a la vivienda. El arma que portaba era muy antigua, pero real. La munición era de fogueo.

13825489365317 (1)

El timbre del piso del ex tesorero del PP sonó en torno a las 17.00 horas y la asistenta, tras mirar quién era por la mirilla, decidió abrir la puerta. Al otro lado había un hombre, vestido de sacerdote, que portaba un maletín y se hizo pasar por funcionario de prisiones, asegurando que venía a charlar con la familia sobre la situación del recluso. Eso sirvió para que le franquearan el paso y le acompañaran hasta una salita. Allí, el individuo abrió el maletín y sacó la pistola.

Llamada de la vecina

Acto seguido, el asaltante redujo a la mujer y al hijo de Bárcenas, así como a la asistenta. Los inmovilizó a cada uno en una silla.

Esta situación prosiguió durante una hora, hasta que la vecina del tercero oyó los gritos de auxilio y llamó al 112.

Transcurrido ese tiempo, el hijo de Bárcenas y la asistenta lograron zafarse de las bridas. El hijo, junto al vigilante de seguridad que llegó al domicilio, redujeron al agresor, mientras que la asistenta salió corriendo a la calle a pedir ayuda.

La mujer entró en un bar situado junto al edificio y portando el arma que habían arrebatado al asaltante. Allí ha esperado a los agentes de la Policía Nacional y Municipal que acudieron de inmediato tras recibir varias llamadas. Los policías entraron en el piso y se llevaron detenido al agresor.

También se han desplazado a la céntrica vivienda efectivos del Samur, que han tenido que atender al hijo y a la esposa de Bárcenas por agresiones y a la asistenta por un ataque de ansiedad.

El individuo, que según la Policía podría tener sus facultades mentales mermadas, ha sido detenido y conducido a la comisaría de Moratalaz.

La versión de los testigos

Una vez finalizado el suceso, los testigos han relatado a los medios que se enteraron del incidente cuando oyeron unos gritos que partían de la ventana del piso de los Bárcenas en la calle Príncipe de Vergara. Era la mujer del ex tesorero, que gritaba: “¡Socorro! ¡Mi hijo!”.

Una persona que estaba en el edificio subió corriendo las escaleras y se encontró la puerta abierta y a Rosalía Iglesias gritando de nuevo: “¡Mi hijo” ¡Tienen encañonado a mi hijo!”. En otra estancia, el hijo de Bárcenas forcejeaba con el asaltante, ayudado por el vigilante de seguridad. Ambos lograron retenerle hasta que llegó la Policía.

www.elmundo.es

loading...