Una multitud de personas permanece, desde el sábado, acampada en la plaza de Porta Pía en la ciudad de Roma, capital italiana, dando continuidad a las protestas desarrolladas durante los últimos días contra las medidas de austeridad y la precariedad del Gobierno, llegando a reunir este fin de semana a unos 70 mil ciudadanos.

La jornada de protesta se desarrolla bajo fuertes y extraordinarias medidas de seguridad, con la participación de centros sociales, grupos antagonistas y numerosas asociaciones como los movimientos por el derecho a la casa.

Luego de las violentas manifestaciones que tuvieron lugar en la capital los días viernes y sábado, los manifestantes acamparon este domingo en la plaza de Porta Pía y advirtieron que allí permanecerán hasta ser atentamente escuchados por el Ejecutivo.

acampadaitalia

“La acampada no es el fin sino el comienzo de la sublevación, así pretendemos contribuir a la activación de un proceso más general de la participación social”, precisó uno de los voceros citado por la agencia Prensa Latina.

El movimiento de protesta inició como respuesta a la presentación del presupuesto para 2014, por parte del gobierno de Enrico Letta, un plan que incluye fuertes medidas de ajuste.

Autoridades italianas informaron este domingo sobre la detención de 16 jóvenes durante las protestas, luego que el día sábado unos 200 encapuchados se apartaron de la multitud para lanzar piedras y botellas en lugares cercanos al Ministerio de Economía y otras entidades bancarias.

En vista de ello, “grupos de policías intervinieron para evitar nuevos ataques, lo que provocó enfrentamientos con un saldo de unos 20 oficiales heridos heridos y los 16 detenidos”, reseñó Prensa Latina.

Por su parte, los organizadores de las protestas lamentaron los hechos violentos y aseguraron que no guardan relación alguna con los encapuchados, informa el diario Corriere Della Sera.

Por su parte, el ministro del Interior, Angelino Alfano, agradeció a las fuerzas de seguridad su cooperación para mantener el orden, así como a quienes se manifestaron de manera pacífica y se alejaron de las expresiones de violencia.

Durante el fin de semana, la ciudad de Roma amaneció blindada de agentes de seguridad, con muchos negocios cerrados y con los escaparates protegidos por tablas de madera, por temor a que se repitan los incidentes registrados en la manifestación que hubo en octubre de 2011, que dejaron considerables daños materiales.

Telesur

loading...