cascos_camara

La medida llevaba meses estudiándose y permite grabar a quienes agredan a los policías así como la propia actuación de los agentes.

Los agentes de la Unidad de Intervención de Policial del Cuerpo Nacional de Policía comenzarán a llevar cámaras integradas en sus cascos después de que este miércoles la Real Federación Española de Fútbol les haya hecho entrega de 18 ejemplares.

   Según ha informado la Policía por medio de un comunicado, el director de la Policía, Ignacio Cosidó ha agradecido esta aportación de la RFEF que “supone un elemento más para garantizar la seguridad y el normal desarrollo de los acontecimientos deportivos y otros eventos”.

Esta entrega se produce gracias a los contactos institucionales realizados a través de la Oficina Nacional de Deportes, adscrita a la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, durante la temporada 2012-2013.

El pasado mes de octubre Europa Press ya avanzó que la Policía estudiaba incluir este mecanismo dentro de la uniformidad habitual de los antidisturbios que participan en manifestaciones susceptibles de derivar en enfrentamientos para grabar a sus agresores y también la propia actuación de los agentes en este tipo de situaciones.

Fuentes policiales indicaron entonces que la opción más viable sería incorporarlas a los cascos, un elemento de protección al que recurren siempre los miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP) en momentos de tensión o antes de proceder a alguna intervención.

SE BARAJARON OTRAS OPCIONES

Se barajaban también otras opciones como situarlas en las solapas del uniforme o en los vehículos policiales, donde se establecería un dispositivo que grabase espacios más amplios y que proporcionaría imágenes más nítidas y sin movimiento. No obstante, estas otras opciones han perdido fuerza en la Dirección General de la Policía, según informan las mismas fuentes policiales.

Esto supone un paso más de las cámaras de mano que ya en la actualidad utiliza la UIP para captar imágenes en concentraciones. De momento, la Dirección General de la Policía ha adquirido once de estas videocámaras, tipo ‘handycam’ y se tiene previsto dotar a cada Grupo de las Unidades de este tipo de medios audiovisuales. Pero la intención es que los policías puedan llevar las manos libres y poder captar imágenes más directas.

Las fuentes consultadas no ocultan que uno de los objetivos de estas cámaras de video sería despejar las dudas sobre la actuación de los policías en las manifestaciones, además de servir de instrumento para identificar de manera más efectiva a los radicales violentos. Según indican, “supondría una mejora en la seguridad de todos”.

Otras fuentes consultadas añaden que ya se han hecho algunas pruebas en el Centro de Prácticas Operativas de ‘La Enira’, situado en Linares (Jaén). Se trata del lugar donde se imparten todos los cursos a las Unidades de Intervención Policía (UIP). Se han realizado este año cursos de fotografía y vídeo operativo, en los que han participado varias decenas de funcionarios de todas las Unidades de Intervención Policial.

LEGISLACIÓN VIGENTE

Otro factor a tener en cuenta, según estas fuentes, es la legislación vigente sobre el uso de cámaras de vídeo por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que viene regulada por una Ley Orgánica de 1997 y un Real Decreto aprobado dos años después, según informan a Europa Press fuentes policiales.

La ley establece que en casos excepcionales de urgencia máxima se podrán obtener imágenes y sonidos con video cámaras móviles, dando cuenta en el plazo de 72 horas, mediante un informe motivado al máximo responsable provincial de las Fuerzas de Seguridad y a una Comisión presidida por el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma.

Además en el año 2006 se elaboró una Instrucción sobre tratamiento de datos personales con fines de vigilancia a través de sistemas de cámaras o videocámaras que establece que se debe respetar el principio de proporcionalidad, dando preferencia a otros medios menos intrusivos en la intimidad.

www.europapress.es

loading...