Sobre el océano Pacífico, el más grande y profundo de la tierra, flota una isla de basura. Un lugar descubierto por casualidad en 1997. Allí,  cada año llegan más de diez millones de toneladas de desperdicios plásticos  desde distintas playas y costas. Las corrientes oceánicas las conducen a esta región del Pacífico Norte. El fenómeno es conocido como el octavo continente o la sopa de plástico.

Desde medusas hasta ballenas jorobadas se ven afectadas por esta acumulación de basura. Se prevé que cada año más de un millón de aves marinas y cien mil mamíferos y tortugas marinas mueren porque se alimentan con restos de plástico tirados al océano, pues los confunden con su alimento habitual.

En una entrevista a la revista El Satya, el Capitán Charles Moore, quien descubrió el lugar, aseguró: “hay moléculas microscópicas de plástico que puede estar entrando en la cadena alimenticia y eso es bastante alarmante”.

Moore encontró la isla de basura luego de tomar un atajo por el océano Pacífico luego de participar en una competición de vela. Desde aquel descubrimiento se han realizado numerosas expediciones científicas. Recuerda que durante una de estas, recolectó varios objetos como productos químicos peligrosos, un balón de voleibol, un neumático de camión, flotadores de pesca, cables enredados y gran número plásticos.

El 20 por ciento de los responsables de la cantidad del plástico acumulado en esta región son los barcos de pesca y los buques. El 80 por ciento restante es asunto de los seres humanos sobre la tierra. Así es como un cuarto del área de la superficie del planeta se ha convertido en un acumulador de desechos de plástico flotante.

www.creadess.org

loading...