URGENCIAS

La paciente, de 64 años, se marchó la primera noche a casa porque dice que le indicaron que debía dormir en una silla y la segunda la pasó en una camilla. Marina Salud dice que “la endoscopia sí estaba ya programada”

Llegó a urgencias del hospital de Dénia a las 3.30 horas de un martes y no se marchó hasta pasadas las 11 del jueves. Y cuando, por consejo de su médico de Alicante, pidió el alta voluntaria, todavía no le habían hecho la prueba -una endoscopia- que estuvo esperando durante esos casi tres días que pasó en urgencias. “Podría presentar una queja, pero prefiero hacer público el caso para que no vuelva a ocurrir”, explicó ayer a este diario María Dolores Llinares Moltó, de 64 años, que, aunque vive en Alicante, tiene casa en Dénia y pasa aquí varios meses al año.

María Dolores llevaba varios días sin poder comer ni beber. Su médico le dijo que debía ir urgentemente al hospital. Sufría una deshidratación y había que descartar una infección.

Llegó al urgencias a las 3.30 horas. Poco antes de las 20 horas un médico la reconoció, le hizo análisis y le administró un suero, según relata. Volvió a la sala de espera y se hicieron las 22 horas. “El médico me dijo que me tenía que quedar toda la noche en una silla”, recuerda. “Le respondí que me iba a casa y me dijo que bien, pero que al día siguiente debía estar en urgencias a las 7.45 para que me hicieran una prueba”.

Al día siguiente regresó pero se hicieron las tres de la tarde y nada. A las 18 horas la pasaron a un box de urgencias y se quedó en una camilla.

Explica que un médico le aseguró que le harían la endoscopia. Esa noche durmió en la camilla. Al día siguiente, cansada de tanto esperar, llamó a su médico de Alicante. “Me dijo que pidiera el alta voluntaria y me fuera inmediatamente al Hospital General de Alicante”. Así lo hizo y, en ese otro centro sanitario, “en una hora, me hicieron la prueba”.

LA RESPUESTA DE MARINA SALUD
“La endoscopia sí estaba ya programada”
Marina Salud, la empresa que gestiona el Hospital de Dénia y la sanidad en la Marina Alta, confirmó ayer que Llinares pidió el alta voluntaria el 20 de junio a las 11.15 horas. La empresa aseguró que la endoscopia estaba programada y se le iba a realizar a las 15.15 horas. También indicó que esta prueba no requiere de ingreso. La concesionaria también quiso aclarar que el joven de 36 años al que el hospital envió a casa a medianoche tras operarlo de un tumor, sólo tuvo que esperar 7 días para ser intervenido. Afirmó que sí se le administró nolotil y que se le dio el alta a las 23 horas porque entonces pudo orinar y eliminar la anestesia. Marina Salud defendió que sí había camas libres.

www.diarioinformacion.com

loading...