antonis-samaras

En Grecia, pocos días después de la remodelación del gobierno de coalición, los representantes de la llamada Troika piden a los ministros que sigan adelante con la reducción del salario mínimo y con el  abaratamiento en los despidos.

Los representantes de la Troika, conformada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), han vuelto a Atenas, capital griega, para presionar en la imposición de  nuevas medidas neoliberales en el país. En su encuentro con el ministro de Finanzas griego, la delegación le ha pedido que el salario mínimo sea reducido de los 586 a los 350 euros.

El proyecto de la Troika es crear los llamados “mini trabajos”, es decir trabajos con salario de 350 euros sin seguros sociales ni derechos laborales, con el pretexto de que solo así el país conseguirá ser “competitivo”. Además, se prevé que los patronos puedan despedir más fácilmente a un trabajador sin pagarle ninguna indemnización o con una indemnización mínima.

Movimientos sociales, partidos de izquierda y sindicatos sostienen que las exigencias de la Troika van a crear en Grecia un medievo laboral, en un momento en que el desempleo alcanza el 30 por ciento.

Otra de las polémicas exigencias de la delegación es la aprobación de una ley contra las huelgas, que autorizará a los empresarios a privar de sus derechos laborales a aquellos trabajadores que realicen paros.

[box_info]www.librered.net[/box_info]

loading...

3 Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.