1372867564410tahrir-642c4

Los militares vuelven a sacar los tanques a la calle y comunican a Mursi que ya no es presidente. Anuncian un periodo transitorio y prometen nuevas elecciones, según la hoja de ruta pactada con la oposición. El mandatario, que tiene prohibido salir del país, ofreció un Gobierno de unidad nacional al expirar el ultimátum castrense.

Mursi ha durado apenas un año como presidente de Egipto. El Ejército ha decidido terminar por la fuerza con su Gobierno y ha anunciado, tras sacar los tanques a las calles, un periodo de transición que será seguido por la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias. (Alberto Sicilia está contando en directo en su blog, Principia Marsupia, lo que está ocurriendo en Egipto).

Para suavizar el efecto de golpe de Estado, los militares anunciarán la nueva hoja de ruta para sacar al país de la crisis junto al jeque de la institución islámica de Al Azhar, Ahmed al Tayeb, el papa copto, Teodoro II, el representante de la oposición, Mohamed El Baradei, y jóvenes del movimiento Tamarrud, organizador de las protestas contra Mursi.

El mandatario, en un breve mensaje colgado en Facebook, ha asegurado que “no aceptará nunca renunciar de forma humillante a su patria, su legitimidad y su religión”. Según el diario Al-Ahram, los militares le comunicaron a las 19 horas de este miércoles que en ese momento dejaba de ser el jefe de Estado egipcio.

Miles de personas se han congregado en masa en los alrededores del palacio presidencial de Itihadiya y en la plaza Tahrir de El Cairo esperando la salida del poder de Mursi, al que el Ejército, junto a altos cargos de los Hermanos Musulmanes, le ha prohibido salir del país. Reclaman que el presidente sea juzgado por el supuesto asesinato de manifestantes durante su mandato, e incluso gritan consignas que piden su ejecución. Exigen también que los dirigentes del grupo islamista sean presentados ante la justicia.

Mursi intentó responder en el último momento al ultimátum que las Fuerzas Armadas lanzaron el lunes e, instantes antes de que expirara, emitió un comunicado para ofrecer un Gobierno de unidad nacional. Llegó tarde. Blindados militares y soldados empezaron a ocupar las calles. El Ejército comenzó a cerrar todos los accesos a la plaza de Rabea al Adauiya, en el este de El Cairo, junto a la Universidad, donde se congregaron decenas de miles de islamistas seguidores de Mursi.

También erigió alambradas y barreras alrededor del cuartel donde se encuentra el presidente. Una fuente militar ha asegurado que la medida fue adoptada “para preservar la vida de las personas y evitar enfrentamientos”. Las fuerzas armadas han asegurado que han asegurado la zona y negaron presuntos informaciones de que habían atacado a los partidarios del presidente. “El Ejército de Egipto pertenece a todos los egipcios”, afirmaron.


Soldados desplegados en uno de los puentes sobre el Nilo. – @saramsalem

La jefatura de la Zona Militar Central de Egipto ordenó asimismo un fuerte despliegue en Tahrir y junto al Palacio Presidencial de Itihadiya, donde se congregan los opositores. Según esa fuente, el objetivo de los militares es “cumplir con el máximo grado de protección a los manifestantes en esta etapa crítica de la historia de Egipto”. Mientras, cientos de miles de personas aguardan en la plaza en un ambiente de euforia un comunicado de las Fuerzas Armadas que se espera que se emita en breve.

La cúpula castrense había dado un plazo de 48 horas, que ha terminado hoy a las 17 horas, para que Gobierno y partidos llegaran a un acuerdo político. Los militares habían amenazado con poner en marcha una hoja de ruta que pasaba por disolver el Parlamento, crear un consejo presidencial para imponer un gobierno neutral interino dirigido por un militar e iniciar un proceso de transición de entre nueve y doce meses durante el cual se redactará una nueva Constitución que será sometida a referéndum antes de la celebración de unos nuevos comicios.

A dos horas de que concluyera el ultimátum, el Ejército había empezado a desplegarse por las calles de El Cairo, incluidos los alrededores de las embajadas y la plaza Tahrir, e incluso habían llegado a ocupar el edificio de la televisión estatal. Según el corresponsal de la NBC y la agencia Reuters, los militares habrían pedido a los trabajadores que abandonen el inmueble del canal, que ha interrumpido sus emisiones en directo.

El jefe de las Fuerzas Armadas, Abdel Fatah al Sisi, ha mantenido durante el día varias reuniones con la oposición, entre ellos el representante opositor y premio Nobel de la PazMohamed el Baradei, y distintos “símbolos religiosos, nacionales, políticos y juveniles”. Al Sisi pretendía analizar con todos ellos la hoja de ruta que el Ejército pensaba implementarsi Mursi no atendía su ultimátum.

El presidente, que ya rechazó el ultimátum militar, ha defendido en todo momento su legitimidad y responsabilizado a las fuerzas de la oposición de boicotear en los últimos meses los intentos de diálogo lanzados desde la Presidencia. En un mensaje televisado, urgió a los egipcios a alejarse de los remanentes del anterior régimen de Hosni Mubarak y evitar el derramamiento de sangre entre ellos, al tiempo que dijo estar dispuesto a sacrificar su vida por el país. Siguiendo con esa retórica, el jefe de las Fuerzas Armadas egipcias respondió a través de un mensaje en una página semioficial en Facebook e indicó que para los militares “es más honorable morir que ver al pueblo egipcio sentirse aterrorizado o amenazado”.

En las últimas horas, 18 personas han muerto y otras 619 han resultado heridas en choques entre partidarios y opositores de Mursi en distintas provincias del país, según el ministerio de Salud. Al Arabiya eleva las cifras a 37 fallecidos y 1.600 heridos. En un comunicado, el Ministerio señala que los fallecimientos se registraron en los alrededores de la Universidad de El Cairo, donde los islamistas protagonizaron una manifestación en apoyo del presidente.

La nota detalla que 201 heridos reciben todavía tratamiento médico, mientras un total de 418 lesionados abandonaron ya los hospitales después de la mejora de su estado. Asimismo, añadió que hubo 431 heridos en El Cairo, 47 en la ciudad mediterránea de Alejandría, 25 en la localidad de Beni Suef (al sur de El Cairo), 21 en la de Al Fayum (al sur de El Cairo) y 18 en Luxor (sur).

[box_info]www.publico.es[/box_info]

loading...