2013040481barcenas_pp_dentro

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha dictado la prisión para el extesorero del PP, Luis Bárcenas. Después de cuatro años desde que fue imputado por primera vez, ahora ingresará en la cárcel madrileña de Soto del Real “para asegurar su presencia en el proceso evitando el riesgo de fuga y asegurando al mismo tiempo la preservación de pruebas relacionadas con los presuntos delitos”.

La aparición de más cuentas tanto en Suiza como en otros países como Estados Unidos o las Bahamas ha hecho cambiar de criterio a la Fiscalía Anticorrupción, que hasta ahora consideraba que no se cumplían los requisitos para acordar esta medida.

Se trata de riesgo de fuga, de destrucción de pruebas o reiteración delictiva, situaciones que hasta ahora ni el Ministerio Público ni el juez consideraban que se cumplían. Desde hace tiempo, el entorno de Bárcenas advertía que si él o su mujer acababan en la cárcel tiraría de la manta contra el partido que se encuentra ahora en el Gobierno.

El divorcio entre el PP y su extesorero comenzó en enero de este año cuando Suiza envió una comisión rogatoria de las cuentas de Bárcenas en el Dresdner Bank donde aparecieron 22 millones de euros. A raíz de esa información, el exsenador acudió al notario para blindarse y desde su entorno se hizo llegar a los medios de comunicación unos papeles donde aparecen pagos de donaciones por parte de empresarios y sobresueldos a varios de sus dirigentes, entre ellos al propio presidente del Gobierno,Mariano Rajoy.

Bárcenas llegaba hoy a la Audiencia Nacional poco antes de las diez de la mañana. En la puerta le esperaban un grupo de manifestantes que le recibieron a grito de “ladrón” y “golfo”. El juez Ruz llamó a declararle hoy y también a su mujer, que llegó una hora después aproximadamente, tras la aparición de nuevos hechos delictivos a raíz de la venta de cuadros fraudulenta dentro del ‘caso Gürtel’. El instructor entiende que hay nuevos indicios de los delitos de falsedad, estafa procesal en grado de tentativa, y blanqueo de capitales. El extesorero del PP prestó declaración durante dos horas, mientras que su mujer lo hizo sólo durante treinta minutos, tras lo que abandonó la Audiencia y se fue a casa, sin medidas cautelares.

Durante la declaración ante el juez instructor del ‘caso Gürtel’, Pablo Ruz, Bárcenas negó la versión de la falsa marchante argentina Isabel Mackinley, que aseguró que cobró 1.500 dólares por estampar su firma en un contrato que simulaba la venta de obras de arte por las que el exdirigente ‘popular’ justificó unos ingresos en efectivo de casi 560.000 euros, y solicitó que sea sometida a una prueba pericial psiquiátrica.

Según el juez, la venta de obras que alegó el matrimonio para justificar unos ingresos “no reflejarían operaciones reales, apareciendo presuntamente alteradas las fechas en que fueron elaborados, y habiéndose presuntamente estampado como perteneciente a Isabel Mackinlay (antes Ardanaz) una firma que la propia Sra. Mackinlay niega rotundamente haber realizado”. Para el juez, el matrimonio engañó con la documentación remitida al juez para evitar ser investigados.

Según explicaba Ruz en el auto de citación, con el interrogatorio de hoy quiere aclarar las operaciones patrimoniales participadas por el matrimonio Bárcenas-Iglesias y consignadas en sus declaraciones de la renta de 2004 y 2005, así como determinados ingresos en efectivo reflejados en la cuenta de Caja Madrid titularidad de Rosalía Iglesias en los referidos ejercicios.

Estos datos, para Ruz, refuerzan los indicios contra Bárcenas de blanqueo de capitales y determinaría de forma indiciaria la participación de su esposa “en actos configuradores o coadyuvantes de dicha calificación penal, al ser la cuenta de su titularidad en Caja Madrid la utilizada”.

Estas sospechas se hacen ahora más fuertes después de la última comisión rogatoria remitida por Suiza, que refleja cómo Bárcenas llegó a acumular en el país helvético hasta 48 millones de euros, distribuido entre sus cuentas y las de su mujer, hasta ahora desconocidas.

Asimismo, a raíz de esta última documentación  la Agencia Tributaria ha señalado que el ex tesorero podría tener otros activos depositados en cuentas de Estados Unidos, Nassau (Bahamas) y Montevideo (Uruguay) a las que habría transferido fondos.

[box_info]www.elconfidencial.com[/box_info]

loading...