newagency

Una nueva agencia de calificación aparece en el mercado. Hoy abrió sus puertas el Universal Credit Rating Group, instituido por la agencia rusa RusRating, la compañía china Dagong y la norteamericana Egan-Jones.

El objetivo a largo plazo de la nueva entidad es, ni más ni menos, que lanzar retos a las principales agencias de calificación.

La sede del grupo se encuentra en Hong Kong y está encabezada por el director general de RusRating, Richard Hainsworth. Este definió una tarea ambiciosa: ser uno de los actores clave del mercado, arrinconando a los “tres pilares”: Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch.

Desde el inicio de la gran crisis financiera global, el gran trío va acompañado de grandes escándalos. Los gigantes son acusados de forma permanente de adjudicar altos índices que, en realidad, resultan ser activos tóxicos. El mercado de las agencias de calificación realmente necesita “sangre fresca” porque el nuevo proyecto, aunque no de entrada, encontrará a su clientela, asegura el jefe del Departamento Analítico del Grupo Forex Club, Andréi Dirguin:

—La aparición de un nuevo actor en el mercado es una señal positiva. Elevará un poco la competencia. Esperemos que con el tiempo llegue a ser un actor digno en la arena internacional. La agencia, sin duda alguna, afrontará algunas dificultades para rivalizar con Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch; tendrá que ganarse su reputación. Para ello, se necesita tiempo, pero en algún momento hay que empezar.

De momento, no se vislumbra una alternativa mejor a las grandes agencias. Incluso en la Europa comunitaria, disconforme con que este gran trío haya ahondado con sus calificaciones los problemas de las deudas de la región, no consiguió crear una agencia independiente. Por ahora, todo estriba en la financiación. La concepción de actor independiente prevé que sus servicios no serán financiados por los emisores de papeles de valor, a los que se adjudican calificaciones, sino por los compradores de esos activos. Pero estos últimos, de momento, no se apresuran a invertir en el nuevo proyecto. Si este problema no llega a ser resuelto, entonces no se podrá hablar de la independencia de la agencia, consigna el director del Departamento Analítico del ruso Nomos-Bank, Kiril Tremásov:

 —Existe cierto conflicto de intereses. Suele suceder que por los servicios de las agencias de calificación y del auditor paga el emisor y no el consumidor de la información. Lo más probable es que, en tal situación, el auditor y la agencia no estarán del lado del inversor, sino del lado de aquel que paga a la agencia. Es un conflicto viejo que quién sabe cómo se superará en el futuro.

De modo que, por el momento, la UE recrudece las reglas de juego para estas agencias. No hace mucho se les prescribió hacer su gestión de forma más transparente. Además, se exige a la banca y a otras entidades financieras fiarse más de sus propias evaluaciones de riesgos de uno u otro tipo de inversiones y no depender exclusivamente de las deducciones de las agencias de calificación de riesgos.

[box_info]spanish.ruvr.ru[/box_info]

loading...