montoro

El Consejo del Notariado ha abierto una auténtica guerra de comunicados con Hacienda y en una dura nota ha desmentido las explicaciones de la Agencia Tributaria en la que achacaba 11 de los 13 errores a los notarios. Según estos, “no contienen ningún error” ni se ha cometido inseguridad jurídica, aunque en la misma nota se contradicen.

“Las cuatro escrituras públicas de 2005 y de 2006 -una compraventa y tres de aceptación y manifestación de herencias- en las que figuran las 13 fincas objeto de la investigación en curso por el Juzgado de Instrucción 3 de Palma de Mallorca no contienen ningún error y cumplen con todo lo establecido por la legalidad vigente”, arranca el comunicado de los notarios. “En ninguna de ellas figura la infanta Doña Cristina como propietaria o titular de derecho alguno, como se le comunicó al juez instructor el 18 de junio. No se ha producido por tanto inseguridad jurídica”.

Sin embargo, el comunicado prosigue y se lanza a desmentir las explicaciones de la Agencia Tributaria. Primero, se escudan en la carga de trabajo que tienen los notarios, que “tienen que cumplir numerosos deberes de información con lasAdministraciones Públicas en el ámbito estatal, autonómico y local (…) Periódicamente en las notarías se rellenan unas fichas electrónicas con los datos de los documentos notariales (una media de nueve millones al año), que se vuelcan en este índice”.

Los notarios advierten que ellos han hecho su propia investigación de lo sucedido “para detectar si se había producido algún error en 2005-2006 en el volcado desde cuatro notarías de los datos de esas escrituras públicas en el índice único electrónico y en el posterior envío de las fichas electrónicas a las Administraciones correspondientes”.

Y se muestran muy tajantes: “Tras dicha investigación, el OCT ha detectado que en los datos remitidos relativos a la escritura de compraventa no ha existido ningún error”.

Con respecto a las otras tres escrituras de manifestación y aceptación de herencia, “en las que la ley no impone al notario la obligación de solicitar e incluir el NIF del fallecido en la redacción de la escritura pública”, los notarios aclaran que “en una de las fichas el número 00000014 se incluyó, sin letra, en un campo como NIF del fallecido. En cambio, en las otras dos fichas en ningún momento se indicó que dicho número correspondiera a un NIF, puesto que se incluyó en un campo denominado “otros”. Estos errores son atribuibles a causas humanas o informáticas en el proceso de volcado de los datos”. Lo que parece dar a entender que sí hubo los errores que aseguraba ayer Hacienda.

“El resto de los datos (incluidos el nombre y los apellidos de las personas otorgantes) contenidos en estas tres fichas electrónicas son correctos, debiéndose destacar que en la escritura más simple de las citadas se debieron rellenar más de cien campos distintos”, sigue el comunicado.

Y el último párrafo lo reserva para hacer un reproche a la Agencia Tributaria por no haber pedido colaboración y preferir culpar a los notarios en su comunicado de anoche: “El Consejo General del Notariado siempre ha mantenido una estrecha colaboración con las administraciones tributarias por lo que, en este caso,  habría bastado con consultar el contenido íntegro de estas tres fichas electrónicas o solicitar al Órgano de Colaboración Tributaria del Notariado la copia de esas tres escrituras de aceptación y manifestación de herencia para comprobar que se trataba de un error material”.

[box_info]www.elconfidencial.com[/box_info]

loading...