2012121186guindos_1906_640

Las tensiones en el mercado de deuda siguen aumentando después de que la semana pasada volviera la presión al secundario a raíz del anuncio del calendario de retirada de los estímulos de la Reserva Federal. Ello, combinado con la incapacidad de los líderes europeos de ponerse de acuerdo en torno al rescate bancario y el miedo a un colapso del crédito en China, se ha traducido en un fuerte repunte de las rentabilidades de los bonos a lo largo y ancho del globo y, en consecuencia, alta volatilidad y caídas en las bolsas.

El interés del bono español ha vuelto a saltar por encima del 5% (concretamente hasta el 5,08%) en el que no se encontraba desde el pasado 1 de abril y la prima de riesgo ha terminado la sesión bursátil en los 326 puntos. Por su parte, el bund alemán llegó al 1,81%, su nivel más alto desde marzo de 2012, tras dispararse un 5%

En Europa, son dos los factores que están sembrando la incertidumbre en el mercado secundario de la Eurozona. Por un lado, la semana pasada los ministros de finanzas de la UE fueron incapaces de alcanzar un acuerdo sobre las reglas de los futuros rescates bancarios tras 21 horas de debate. Los miembros del Ecofín se volverán a reunir en Bruselas para establecer una jerarquía en el orden de pago de la factura de un rescate bancario. Se propone que en primer lugar sean los accionistas, luego los acreedores, los bonistas y, por último, los depositantes.
Por otro, la ruptura del Gobierno de coalición de Grecia por la crisis provocada tras el cierre de la televisión pública el pasado martes en una decisión unilateral del gobierno del Antonis Samaras.
El tipo del treasury, en máximos desde 2011
Pero el aumento de las rentabilidades no se está produciendo sólo en Europa. El interés del bono estadounidense a diez años también ha repuntado hasta el 2,6%, su nivel más alto desde agosto de 2011. No en vano, a los mercados se les han juntado varios asuntos para encarar la renta final del mes.
En primer lugar, las palabras el pasado miércoles del presidente de la Fed, Ben Bernanke, continúan coleando en tanto que los inversores, especialmente los de los mercados de deuda, han dado por hecho que el banco central comenzará a retirar los estímulos, bajando el importe de la compra de bonos a finales de este mismo año.
“Es cierto que el BIS recomienda a los bancos centrales que comiencen a dar marcha atrás en sus medidas expansivas, pero también lo es que pide que esta acción sea tomada de forma ordenada”, afirma José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi. “¿El riesgo? Que si no es así, provoque una nueva crisis bancaria. Y no es una amenaza menor”, concluye.
A esto hay que sumar que China se ha convertido en otro importante factor de incertidumbre que justifica las ventas. El tipo de interés interbancario lleva días sometido a mucha tensión, aumentando el miedo a un posible colapso del crédito, como consecuencia de la acción del banco central del país, decidido a terminar con los desequilibrios del sistema financiero y, en especial, el llamado shadow bancking, es decir, los activos que no constan en el balance de los bancos.
El miedo se traslada a la renta variable
Y esta presión se traduce en dudas para los inversores de renta variable, que no están dispuestos a comprar en la última semana del mes y del semestre. De esta manera, los principales índices europeos cerraron en rojo. El selectivo español, que aguantaba el tirón en los primeros compases gracias a las subidas de Telefónica, se daba la vuelta cuando la operadora comenzó a caer y acabo cediendo un 1,91% y los 7.600 puntos. El selectivo acumula así una caída superior al 8% en lo que va de mes. Entre el resto de índices, el Eurostoxx 50 cayó un 1,48%, el Cac 40 un 1,71% y el Dax un 1,2%.
Los mercados enfrentan así una complicada semana, en la que se espera que la volatilidad sea una constante. Y es que “los inversores tardarán todavía tiempo en asumir el nuevo escenario al que deberán enfrentarse los mercados en el medio plazo, y que estará caracterizado por tipos de interés algo más elevados de los de los últimos años”, aseguran desde Link Securities.
loading...