pitonisamontoro

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha adelantado el punto de inflexión de la crisis económica al trimestre actual, cuando hasta ahora el discurso del Gobierno era que el suelo no se alcanzaría hasta finales de año. Según Montoro, esta salida de la crisis obedece al esfuerzo sin precedentes de reducción del déficit público, que se explica en dos terceras partes por la reducción del gasto, no por la subida de impuestos. No obstante, no espera que la tendencia de destrucción de empleo se termine a corto plazo.

Montoro ha asegurado que “la evolución económica en términos intertrimestrales está tocando fondo y en el segundo trimestre ya estamos viendo una clara inflexión”. Ahora bien, reconoce que no se puede hablar de salida de la crisis hasta que la economía no deje de destruir empleo, algo que no espera a corto plazo.

A juicio del ministro, la economía española está “saliendo de la crisis” que atraviesa ante la evolución positiva de la balanza por cuenta corriente, el acceso de las empresas españolas a los mercados internacionales y la previsión de tasas de inflación bajas “desconocidas”. En la jornada inaugural de los cursos organizados por la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie) y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Montoro ha coincidido con el presidente del BBVA, Francisco González, sobre el inicio de la recuperación de la actividad económica.

Pero la clave para este adelantamiento de la salida de la crisis es la reducción del déficit público “como nunca antes se había hecho en España”. En este sentido, ha querido dejar claro que este ajuste no se debe a la subida de impuestos, “como están publicando muchos medios e incluso catedráticos de economía aplicada”, sino a la reducción de gastos. Según sus cifras, la subida de impuestos supone sólo 2.723 millones, mientras que el recorte de gastos asciende a 19.995 millones. Las partidas que han registrado un mayor ajuste son la reducción de asalariados (unos 7.500 millones) y la inversión pública (12.500 millones).

El ministro ha negado que el déficit esté “descontrolado” y ha restado importancia al fuerte incremento de la deuda pública: “No tiene nada de extraordinario, es el recurso habitual al mercado cuando éste se ha abierto para el Tesoro y para las comunidades autónomas dentro de lo permitido por la ley”. De hecho, ha criticado al PSOE porque “gobernar endeudando al país es muy fácil” y ha instado a aprender la “lección”. “No hay que volver a incurrir en el mismo error”, ha enfatizado. Montoro ha vaticinado además que los precios entrarán en tasa bajas “desconocidas” a partir de finales de este verano. Y se ha congratulado de que ello supondrá una “mejora” del poder adquisitivo. “Esto permitirá la salida de la crisis”, ha garantizado.

Respecto a posibles subidas de impuestos, ha insistido en que no se va a gravar más el consumo de hidrocarburos, pero sí el de otros productos con “connotaciones negativas”, en referencia al tabaco y al alcohol, “en línea con lo que ha solicitado la Comisión Europea”. También ha puntualizado que no se va a hacer un nuevo plan de pago a proveedores como el del año pasado, sino un plan financiero para que determinadas administraciones puedan atender a sus proveedores en 30 días como marca la ley, que implicará una mayor condicionalidad para estas administraciones.

Se resiste a inyectar más fondos a CatalunyaBanc

Montoro también ha confirmado sus reticencias a inyectar más dinero público a CatalunyaBanc para poder venderla, como adelantó la semana pasada El Confidencial. “Hay que mirar la incidencia en el gasto público, la capacidad de devolver la deuda que ha saneado a estas entidades y la capacidad que tiene que tener nuestro tejido bancario de favorecer la salida de la crisis a través del crédito”, ha explicado el ministro. “Ahora bien, no hay voluntad de que a largo plazo se queden como bancos públicos, pero las prioridades son otras”, ha añadido.

Por el contrario, FG ha insistido en que hay que “adelantar todo lo posible la privatización de entidades en manos del sector público”, en referencia tanto a CatalunyaBanc como a NovaGalicia, algo que considera “una condición necesaria, aunque no suficiente, para la recuperación del crédito”.

elconfidencial

loading...