putin

El nuevo presidente chino, Xi Jinping, ha llegado a Moscú en su primer viaje oficial al extranjero tras su nombramiento, una visita que determinará las relaciones entre los dos Estados para la siguiente década, según afirma el Gobierno chino.

Así el mandatario chino devuelve la visita al presidente ruso, Vladímir Putin, quien escogió China como la primera parada de su gira postelectoral el año pasado.

Además de su encuentro con el presidente ruso, el líder chino se entrevistará con el primer ministro, Dmitri Medvédev, y con altos representantes del ámbito empresarial.

Xi Jinping afirmó que su visita de tres días es una clara señal de que las relaciones entre ambos Estados son muy particulares y que Rusia es uno de los socios más importantes del país asiático hoy en día.

El intercambio de visitas se considera un esfuerzo mutuo para reforzar la influencia de Rusia y China en el escenario internacional.

Según el analista político James Corbett, cuanto más impone su agenda Estados Unidos en diferentes partes del mundo, más se acercan Rusia y China.

“Las relaciones entre China y Rusia crecen no solo en materia de economía, sino también en la esfera militar. Esto es resultado del eje EE.UU.-Asia Pacífico, que amenaza a China, por un lado, y el cerco que la OTAN está formando contra Rusia por otro”, dijo Corbett en una entrevista a RT.

Ambas potencias tienen una visión común sobre los asuntos políticos. El año pasado, precisamente China y Rusia fueron los únicos países del Consejo de Seguridad de la ONU que vetaron en varias ocasiones la controvertida resolución promovida por Occidente que sancionaba al régimen de Bashar al Assad en el conflicto sirio.

En lo que se refiere a las cuestiones económicas, el volumen de las exportaciones entre Moscú y Pekín aumentó en 2012 en un 11%. La meta que prevén alcanzar en un futuro próximo equivale a unos 100.000 millones de dólares

 

loading...