El cartel de la campaña de vacunación antigripal de 2012 del País Vasco no tiene desperdicio. De resonancias picasianas (recuerda al cuadro del bombardeo sobre Gernika), es puro espectáculo de marketing del miedo. A ver si ahora va a ser que contraer la gripe es como tener a la aviación alemana sobrevolándote… y bombardeándote.

Ese ojo rojo, con esas lágrimas, ¡qué miedo! Gripea hementxe dago, la gripe ya esta aquí uuuuhhh!

El País Vasco ha adquirido 400.000 dosis de vacunas para la campaña contra la gripe de este año a un precio unitario de 2,83 euros, lo que suponen 1.132.000 euros. Lo venden como un acto de ahorro pues se han recortado cincuenta céntimos con respecto al precio más barato logrado por otra comunidad autónoma del Estado. El precio mínimo de las dosis a través de la compra centralizada lograda por el Ministerio de Sanidad es de 3,78 euros, lo que les hubiera salido por 1.512.000 euros, un pico vaya.

Lo peor es que en tiempos de recortes no se recorte por estos medicamentos inútiles. Sí, como lo leéis. No es que lo escriba yo. El asunto ha merecido una revisión de la prestigiosa Cochrane Library, concluyendo sin dudas sobre su falta de eficacia. No obstante se presiona a la población y a los profesionales sanitarios para conseguir una vacunación masiva. Tal propuesta falta a la ciencia y a la ética.

En el colectivo infantil, actualmente sólo se vacuna a aquellos que están considerados como colectivos de riesgo, si bien las autoridades vascas han manifestado que en el futuro la vacuna “podría llegar” a todos los niños. Pese que la misma Cochrane Library advierte en otro estudio realizado esta vez en niños menores de dos años, en bebés vaya:

In children under the age of two, the efficacy of inactivated vaccine was similar to placebo. Es decir, en niños menores de dos años la eficacia de la vacuna es similar al placebo“.

¿Sabéis lo que pienso? Que cuanto más inútil es un acto sanitario más miedo hay que meter en el cuerpo a la poblaciónpara que lo acepte.

Miguel Jara

Fuente

loading...