«La tauromaquia se desmorona poco a poco, le queda menos de una década»

la-tauromaquia-se-desmorona-poco-a-poco-le-queda-menos-de-una-decadaLeonardo Anselmi, coordinador de Libera! y promotor de la ILP antitaurina, considera que «el perfil del maltratador de animales es similar al de el que ejerce la violencia sobre la mujer, el anciano o el niño»

Conocido en toda España por abanderar la campaña contra de las corridas de toros en Cataluña, que finalmente fueron abolidas en 2012, el argentino afincado en Barcelona Leonardo Anselmi se ha reunido en Valladolid con representantes de diversos colectivos para presentar las propuestas contra el maltrato animal que desean incluir en los programas municipales. El coordinador general de Libera! y director para España e Hispanoamérica de la Fundación Franz Weber (FFW), dice ofrecer «propuestas razonables para conseguir una convivencia responsable entre la sociedad y los animales». En ese camino hay obstáculos como la abolición de determinados espectáculos taurinos, especialmente espinosos en provincias como Valladolid, pero también puntos de encuentro como la necesidad abordar el problema de las palomas o de las colonias felinas urbanas. También se propondrá a los ayuntamientos que sustituyan los circos con animales –«que, además, solo les generan problemas»– por aquellos que no los utilizan.

Consiguieron prohibir los toros en Cataluña pero, meses después, el Congreso de los Diputados aprobó una proposición de ley para que la tauromaquia sea patrimonio cultural ¿Otra vez las dos Españas?

Nosotros hemos festejado mucho la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) taurina, porque trasladó al ámbito nacional un asunto del Parlamento catalán y porque, pese a la mayoría absoluta del PP, no ha conseguido ninguno de sus objetivos. No ha devuelto las corridas a Cataluña, no ha conseguido que sean declaradas Bien de Interés Cultural –lo de ‘patrimonio cultural’ es una figura que no existe– y no va a poder meter los toros en los colegios, porque el propio Comité de Derechos del Niño de la ONU dictaminó en febrero que los niños deben de ser apartados de la violencia de la tauromaquia.

¿Aprovechaó su visita a Valladolid para recabar adhesiones en contra del Toro de la Vega?

No es el objetivo, pero es evidente que cada vez son más los contrarios al torneo. Este año ha sido evidente y el año que viene lo será todavía más, porque cuando algo no está acorde con la moral de la época, la revolución es inevitable. Su abolición se va a producir auspiciada incluso por los propios taurinos, pero es que es el sector de los toros el que se está poco a poco desmoronando. A la tauromaquia le queda poco, no creo que llegue a una década.

¿Usted ha llegado a hablar cara a cara con algún lancero?

No. No he tenido oportunidad. Me he sentado con taurinos, con matadores, pero con lanceros, no.

loading...

¿Qué le produce más dolor a un defensor a ultranza de los animales como usted, la lidia tordesillana o las matanzas de galgos?

Es difícil, pero quizás lo segundo. De todas formas, lo que me produce más dolor son las becerradas. Son linchamientos de animales muy jóvenes que sufren físicamente, pero también psíquicamente, porque además sus ejecutores son especialmente brutos. Ahí no hay lidia, ni valentía, ni lucha, ni nada de esa retórica que utilizan los taurinos.

¿En los últimos años se han notado cambios en la sociedad a favor de la protección de los animales? ¿Se ha incrementado el número de denuncias por maltrato?

Muchísimo. Los móviles con cámara han ayudado a denunciar e, incluso con su inmediatez, a evitar el maltrato. Otra cosa es cómo se está respondiendo a esas denuncias, ahí queda mucho por hacer.

En el caso de los animales, ¿cuál es el perfil del maltratador?

Es bastante similar al de quien ejerce violencia contra una mujer, un niño o un anciano; hay una relación muy directa. La violencia es una cascada que va del fuerte al débil, y el más débil es el animal. Hay estudios que demuestran que educando a los niños en la empatía hacia los animales, se incrementa también la empatía hacia sus congéneres.

¿Un pastor alemán puede estar cuidado en un piso de 60 metros?

Es difícil, pero sí. Si se le saca a hacer ejercicio varias veces al día, se le cuida, se le estimula… Sobre todo, va a estar mejor que en una perrera o en la calle. No hay que perder nunca de vista la posibilidad de la adopción, pero tampoco el compromiso que adquieres con el animal cuando le metes en casa.

¿Va a colaborar finalmente con las instituciones locales en solucionar el problema de las palomas?

El tema de las palomas es bastante más complicado que, por ejemplo, el de los gatos. No hay una sola estrategia (piensos esterilizantes, palomares ecológicos, abortos naturales…) y, en ocasiones, lo mejor es la combinación de varias. Todavía no hemos empezado a trabajar en un plan piloto, pero hay un interés mutuo por hacerlo.

Libera! sí ha suscrito un convenio con la Diputación de Valladolid para controlar las colonias de felinos en el medio rural ¿En qué está consistiendo su trabajo?

La Diputación ofrece a los ayuntamientos la posibilidad de abordar su problema con los gatos (que lo es también de salud pública), mediante nuestra acción ejecutiva. Hay una parte de información y asesoramiento y otra de actuación: control sanitario, esterilización controlada y supervisión de la colonia.

Con partidos como Podemos en el parlamento, ¿los animales estarán más protegidos?

Sí, pero sobre todo porque al ser asambleario, no hay estructura de partido y la voluntad popular traslada las propuestas al programa electoral. Pero yo me reúno con todos los partidos, porque lo que persigo es que los temas salgan adelante. Aquí el tema de los toros es complicado, pero está este trabajo muy positivo con la Diputación y, en Galicia, se ha elaborado una ley contra el maltrato.

Relacionados

Deja un comentario