Rita Barberá ordena cortar con motosierra todas las farolas que puso durante su mandato

Dolores de Cospedal extrae el motor a todas las ambulancias de Castilla – La Mancha.

Más de siete millones de farolas instaladas en la ciudad de Valencia por el gobierno de la alcaldesa Rita Barberá están siendo “taladas” por los equipos municipales tan solo veinticuatro horas después de conocerse los resultados de las elecciones del pasado domingo, 24 de mayo. “A mí me han dado una hostia muy grande pero yo voy a devolver una patada en los huevos”, ha declarado la todavía primera edil de la ciudad del Turia.

El bando municipal aconseja a los ciudadanos que retiren los coches aparcados para evitar que las farolas abatidas caigan sobre ellos, y recomienda también que se provean de linternas, farolillos o cirios pascuales para pasear por las calles una vez caiga la noche sobre la magnífica metrópoli. “Cuidado con las farolas de las rotondas”, advierte la propia Barberá, “pues son muy altas y engañan”. Al parecer, varios automovilistas que se creían a salvo contemplando la caída de una farola central de siete brazos fueron aplastados junto con sus coches por negarse a usar el transportador de ángulos.

Barberá ha convocado también a los medios para que vean como arranca, con sus propias manos, los ochenta mil geranios que gusta de plantar, “porque le sale de la figa”, en el Puente de las Flores, otra obra pretenciosa y desproporcionadamente costosa del arquitecto-faraón-gánster Santiago Calatrava.

En Castilla La Mancha, más de dos mil ambulancias públicas tendrán que ser remolcadas por taxi para trasladar a los enfermos, pues Dolores de Cospedal, dolida por la actitud de los votantes, les extrajo el motor inmediatamente después de conocer los primeros sondeos a pie de urna.

Por su parte, Ana Botella, muy decepcionada también por los resultados que ha obtenido su partido en Madrid, ha ordenado a sus equipos de limpieza que vuelvan a depositar en las calles todo lo que limpiaron durante las semanas previas a las elecciones, sobre todo las cacas de perro y los chicles. Botella ha dispuesto, además, una ordenanza especial que autoriza a todos los operarios de limpieza a que puedan orinar por las esquinas, en las ruedas de los coches e incluso sobre los peatones que se detengan en las aceras, sin importar la importancia de la vía pública.

rokambol.com

loading...

Relacionados

Deja un comentario