Reforma penal con inspiración Nazi, increible pero cierto!

Reforma penal_opt

Reforma penal con inspiración Nazi, increible pero cierto!

El Gobierno pretende criminalizar a los enfermos mentales: “Entrarán en prisión aunque no cometan delitos”

El anteproyecto de ley para la reforma del Código Penal posibilitará que personas con enfermedades mentales puedan ir a la cárcel no en función de los delitos cometidos sino por su condición de “peligrosidad”

Sufrir una enfermedad mental no significa ser un delincuente peligroso. Así lo afirma José María Sánchez Monge, presidente de la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES). “El tratamiento que se da en el nuevo Código Penal a las personas que sufren un trastorno mental grave es inapropiado por que no tiene ningún rigor científico y no se acomoda a las necesidades que tienen estas personas, no tiene nada que ver con ellos”, asegura.

Desde hace semanas, FEAFES lleva batallando para que el Gobierno modifique esta reforma penal introducida en el anteproyecto de ley del Código Penal. La Confederación se ha reunido prácticamente con todos los Grupos Parlamentarios que les han dado la razón, incluido el PP, y confían en que esta modificación no salga finalmente adelante en trámite parlamentario.

Sánchez Monge pone el acento en la necesidad de reforzar la atención socio-sanitaria de estos enfermos con el objetivo de prevenir posibles actos delictivos. Tal y como explica, “hay personas con psicopatías que realizan actos intencionadamente, pero las que tienen un trastorno mental grave sufren crisis en un momento determinado –por causa de un brote psicótico, alucinaciones o delirios-, de tal forma que, cuando comenten un acto que puede ser delito es porque no han sido tratados adecuadamente, no ha habido una continuidad de cuidados”.

Algunos diputados como Joan Coscubiela (ICV) se han hecho eco de estas denuncias. En un artículo publicado en nuevatribuna.es, el portavoz de la Izquierda Plural en el Congreso, afirma que la reforma penal de Alberto Ruiz-Gallardón posibilitará “la condena a las personas con enfermedades mentales severas a sufrir procesos de internamiento, no en función de los delitos cometidos, sino de los riesgos de futuro que pueda comportar su actuación”.

Hasta este momento, los enfermos mentales eran “inimputables” porque no son conscientes de sus actos. Pues bien, a partir de ahora la norma también se aplicará a ellos. “Las personas que tienen trastornos mentales graves deben ser inimputables, es decir, realizan el acto inintencionadamente, no lleva ninguna carga de maldad, no son conscientes de lo que hacen. La psicopatía estudia a aquellas personas que realizan los actos intencionadamente y eso no tiene nada que ver con nosotros”, subraya Sánchez Monge. Eso no quita el reconocer que “en algún momento determinado, alguna persona que tiene una enfermedad mental, si no está tratado adecuadamente, puede tener un riesgo, cometer actos que non son apropiados”, añade.

En el Código Penal todavía en vigor se hace alusión a este asunto pero no se generaliza, se habla de que esas personas pueden presentar algún tipo de peligrosidad. Con la reforma penal del PP lo que se establece es que una persona con trastorno mental grave, “es una persona peligrosa” a la que se le puede aplicar una condena por un delito. El problema además se agrava a la hora de revisar la condena de ese enfermo: “Cómo, cuándo, dónde y quién lo va a hacer, con qué elementos y con qué herramientas, porque ya solo por el concepto de peligrosidad, esas personas siempre serán peligrosas, siempre van a tener ese problema. Es decir que la persona enferma no cumplirá la pena por el hecho de cometer el delito sino por su condición de peligrosidad”, dice Sánchez Monge.

Esto puede provocar situaciones como las que explica el presidente de FEAFES. Por ejemplo, si un enfermo mental no está atendido suficientemente y sufre una crisis, probablemente acudirá la policía no el personal sanitario adecuado. Si el agente de policía sufre una agresión y lo denuncia se tratará de un delito contra los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, penado con 3 años de cárcel. Y todo porque no se ha hecho adecuadamente su traslado a urgencias de un hospital, porque no se ha hecho un servicio correcto en el acto socio-sanitario.

En España, hay más de un millón de personas con trastornos mentales graves. De ellos, 18.000 están ingresados en prisión, de un total de 67.000 presos. Esas personas –denuncia Sánchez Monge– “suelen estar en las enfermerías de las cárceles con poca atención y tratamiento”.

FEAFES quiere concienciar a los poderes públicos de la necesidad de reforzar la atención socio-sanitaria que además supondrá una rebaja de los costes. El ingreso de un enfermo mental puede costar entre 4.000 y 6.000 euros al día, mientras que si la persona está atendida adecuadamente, con tratamiento ambulatorio, el mismo coste será de un año entero.

Sánchez Monge critica que con la reforma penal se está “estigmatizando” al enfermo porque se asume como concepto objetivo su peligrosidad. Pero –se pregunta- “¿si a esa persona ya se la considera peligrosa toda su vida, significa que va a estar ingresado de por vida, que su condena no va a poder ser revisable?”. Además, añade que dicha reforma penal vulnera convenios internacionales sobre derechos humanos.

Te puede interesar:

¿Nos gobiernan enfermos mentales?

Por otro lado, el político y psiquiatra David Owen, que fue ministro de Sanidad y de Exteriores británico, afirma que sí, que muchos de los que hoy nos gobiernan son peligrosos enfermos mentales. La enfermedad explicaría muchos de lo que al pueblo le resulta inexplicable, incluyendo las mentiras, los fracasos y las medidas contra el ciudadano, la Justicia y la razón que se están adoptando frente a la crisis.

lobo-ovejaCaracterísticas generales del psicópata

Los psicópatas no pueden empatizar ni sentir remordimiento, por eso interactúan con las demás personas como si fuesen cualquier otro objeto, las utilizan para conseguir sus objetivos, la satisfacción de sus propios intereses. No necesariamente tienen que causar algún mal.

La falta de remordimientos radica en la cosificación que hace el psicópata del otro, es decir que el quitarle al otro los atributos de persona para valorarlo como cosa es uno de los pilares de la estructura psicopática.

Los psicópatas tienden a crear códigos propios de comportamiento, por lo cual sólo sienten culpa al infringir sus propios reglamentos y no los códigos comunes. Sin embargo, estas personas sí tienen nociones sobre la mayoría de los usos sociales, por lo que su comportamiento es adaptativo y pasa inadvertido para la mayoría de las personas.

Además, los psicópatas tienen como característica el tener necesidades especiales y formas atípicas de satisfacerlas, que en general implican cierta ritualización. El acto psicopático hacia el otro se configura mediante la necesidad del psicópata y su código propio, que desde su punto de vista lo exime del displacer interno.

El problema de las necesidades de los psicópatas es que al no ser compartidas por el grupo, no pueden ser comprendidas ni generar empatía, por situarse fuera de las leyes de la costumbre y del bien común, aunque estas necesidades son sentidas con fuerza e impelen a la acción para el psicópata.

Además los psicópatas tienen un marcado egocentrismo, una característica que pueden tener personas sanas pero que es intrínseca a este desorden. Esto implica que el psicópata trabaja siempre para sí mismo por lo que cuando da, es que está manipulando o esperando recuperar esa inversión en el futuro.

02Otra nota común es la sobrevaloración de su persona, lo que los lleva a una cierta megalomanía y a una hipervaloración de su capacidad de conseguir ciertas cosas y la empatía utilitaria, que consiste en una habilidad para captar la necesidad del otro y utilizar esta información para su propio beneficio, lo que constituye una mirada en el interior del otro para saber sus debilidades y obrar sobre ellas para manipular.

Ciertos autores de la corriente psicoanalítica suponen que la razón por la cual una persona psicópata es una persona perversa es porque se trata de sujetos cuya personalidad depende en gran medida de mantener el principio de realidad, pero careciendo de superyo. Esto hace que la persona psicópata pueda cometer acciones criminales u otros actos cuestionables con total falta de escrúpulos, sin sentir culpa.

Un psicópata puede ser una persona simpática y de expresiones sensatas que, sin embargo, no duda en cometer un delito cuando le conviene y, como se ha explicado, lo hace sin sentir remordimientos por ello. La mayor parte de los psicópatas no cometen delitos, pero no dudan en mentir, manipular, engañar y hacer daño para conseguir sus objetivos, sin sentir por ello remordimiento alguno.

A efectos penales, hace mucho que se planteó el dilema sobre si una personalidad divergente de este tipo es imputable, especialmente cuando se trata de una estructura psicótica. Debido a que el concepto de enfermedad mental quedó en desuso (ya sea personas sádicas, violadoras, estafadores, o cualquier otra actividad reprobable que desarrolle el psicópata), se tiende a sostener que le corresponde punición, dado que la persona mantiene conciencia de sus actos y puede evitar cometerlos. También influye el derecho colectivo de la sociedad a protegerse de sus acciones.

En España también se considera imputable a todos los efectos, sin que la psicopatía oficie de atenuante de delito ante el tribunal. Esto quiere decir que tienen responsabilidad y plena culpa.

Es importante saber que la psicopatía es incorregible, aunque se pueden utilizar fármacos antipsicóticos para reducir su impulsividad y rehabilitación conductual con una alta disciplina, pero las terapias de rehabilitación habituales no sólo son ineficaces, sino peligrosas. Dada su incapacidad para empatizar, y que la empatización hacia sus víctimas es el pilar principal de todo proceso de rehabilitación social por el que pasan los delincuentes, la rehabilitación de los psicópatas se está basando en el egoísmo del propio sujeto, fomentando una conducta que le reporte beneficios y evite penas.

Por citar algunos ejemplos:

  • El director general de Trabajo de la Junta de Andalucia se gastaba 900.000 euros, provenientes del dinero para luchar contra el desempleo en cocaina y en copas.
  • La saqueada CCM concedió un crédito de 50 millones a un narcotraficante para que sus envios recalaran en el aeropuerto de Ciudad Real.
  • El hijo del Presidente de la Junta de Andalucia, acusado por la Policia de formar parte de una red de blanqueo de dinero y cohecho a cambio de contratos en la Junta de Papá.
  • La familia Botín ocultaba en Suiza unos 2.000 millones de euros evadidos al fisco español.
  • El ex-ministro Pepiño recibió en mano cerca de 3 millones de euros en un maletin de la trama de su primo a cambio de contratos.

Abrimos un periódico y no tenemos más remedio que admitir que estamos siendo gobernados por delincuentes o por locos.

Reforma penal con inspiración Nazi, increible pero cierto!

loading...

Relacionados

1 Comentario

Deja un comentario