La Meditación de las Piedrecitas

piedrecitas

En un viejo libro de Meditación para Principiantes he encontrado una que bien podría considerarse como una Meditación Vipassana, que es meditación de la observación consciente, y me ha parecido muy dulce, asi que voy a compartirla con vosotros.

Es muy sencilla  y se propone también como apta para los niños.

Esta meditación es ideal para niños nerviosos, con déficit de atención, etc,  y para personas que les cueste centrarse en una actividad para relajarse.

A los niños podemos presentárselo como un juego en el que vamos guiándolos.

Si nos tomamos el hecho de recoger las piedras como parte importante del ejercicio, además aprovecharemos para estar en contacto con la naturaleza y desconectar de los pensamientos que llenan nuestra cabeza al centrarnos en la búsqueda de nuestras piedrecitas.

Preparación

El primer paso es salir a dar un paseo por el campo o un parque y recoger 10 piedrecitas. Hay que buscar las que nos parezcan especialmente bonitas, las que nos “hablen” o por las que sentamos una especial conexión.

Si es posible, busca o hazte una bolsita donde guardarlas cuando no estés meditando.

loading...

Para hacer la práctica, empieza sentándote y vacía la bolsita de las piedrecitas a tu derecha.

La meditación

Al empezar la meditación, sigue el fluir de la respiración y sé consciente de cada inspiración y espiración.

Al inspirar coge una piedra con la mano derecha con plena atención y sostenla sintiendo su forma.

Al espirar conscientemente, pasa la piedrecita a la mano izquierda con plena atención y déjala en el suelo, a tu izquierda.

En la siguiente inspiración, vuelve a coger otra piedrecita con la mano derecha y repite lo de antes, respirando y sosteniendo conscientemente, y pasando las piedras de derecha a izquierda.

Cuando hayas trasladado conscientemente las piedras de un lado a otro, disfruta por haber sido tan consciente de este sencillo juego.

Si tienes tiempo o al niño le apetece, puedes hacer el ejercicio a la inversa, de izquierda a derecha.

Felicítate o felicítale porque cada vez sois más conscientes y estáis más atentos al movimiento de las manos, a la inspiración y espiración, al tacto de las piedras, a la energía que os trasmiten.

Después coge consciente cada piedrecita, una a una, y dales las gracias por ayudarte a desarrollar tu concentración y tu consciencia. Ve guardándolas en la bolsita.

Variantes

Si te cuesta centrarte en la respiración al mismo tiempo que trasladas las piedras, puedes sincronizar alguna frase como:

  • A la vez que coges una piedra dices o piensas “Inspirando” y cuando la trasladas y dejas en el suelo “Espirando”

  • “Tomando…dejando…tomando…dejando…”

  • “Aquí…ahora…aquí…ahora…”

  • Puedes buscar frases o palabras que te gusten y se adapten al ritmo.

[box_info]www.trucosnaturales.com[/box_info]

 

Relacionados

Deja un comentario